domingo, 28 de septiembre de 2014

Talajara 2014

Hola Compañeros.

Que mejor manera de volver a los caminos que pegándonos 125 kms de duro btt.

El día fue completo, sobre todo en lo climatológico. Ya una semana antes las previsiones eran de lluvia, pero uno no lo quiere creer hasta que se da cuenta que esta debajo del agua.

Últimos retoques a la bici
El madrugón fue de los buenos, a las 6:30 arriba (Dani a las 6, que tenía que pillar el dorsal), a desayunar y una hora de coche hasta Talavera. Teníamos previsto el lugar de aparcamiento y salió bien la cosa. Así que a bajar las bicis de los coches, últimos preparativos y a la línea de salida. Allí había una barbaridad de gente, no sé a que hora se levantan, así que nos toco ponernos en cola para salir. Tampoco es mucho problema ya que como después hay unas cuantas zonas de atascos, se pilla bien a la gente.

Preparados para salir
Muchos charcos en el camino y poco a poco nos íbamos llenando de barro. Además los charcos provocaban retenciones en la vía y, en un algún caso nos toco poner pie a tierra en los primeros kilómetros del recorrido.

En el km 21 se toma la vía verde del Jara y nos acompaña durante muchos kilómetros, hasta el 58. Lo mismo que la lluvia. Nos obliga a ponernos los chubasqueros porque hay rachas de fuerte lluvia. Menos mal que la pillamos en la vía verde, que está mejor acondicionada que cualquier otra pista. En el inicio de la vía verde está el primer avituallamiento, en el que apenas paramos ya que era aún pronto y no era muy completo.

Video del paso por el Km. 33:

video

Seguimos, sin abandonar la vía, comiéndonos kilómetros. Hay zonas en las que se hace un poco aburrido, pero es un alivio para las piernas y el trasero. Aquí nos damos cuenta que, una de dos, o nosotros estamos flojos, o el resto de la gente está excesivamente fuerte, ya que sólo nos adelanta gente y nosotros no olemos una. Llegamos al siguiente avituallamiento (Km 38). Aquí paramos un buen rato para tomar fuerzas y ver el lamentable estado de nuestros cuerpos y bicis. Ya estamos hasta atrás de barro y las bicis ni que decir. Con lo engrasadas que llegaron a Talavera, ahora no había una pieza que no hiciera ruido. En este punto se separan las rutas de 125 kms y 80 kms. Nosotros seguimos por la larga y no soltamos la vía verde.



 
Empezamos a tener barro
En esta zona parece mentira que hayamos salido 4000 personas, ya que en 20 kilómetros apenas vemos a 30 corredores. Aunque el camino tiene grandes rectas, hay momentos en los que no hay nadie ni delante ni detrás. Inquietante.

Dani junto a su embarrada bici

Y Carlitos con su montura, en iguales condiciones
Y llegó el fin de lo cómodo. Km 58, avituallamiento y fin de la vía verde. De nuevo un ratillo para comer y beber. Tras salir nos espera un tramo de enlace de carretera local asfaltada, pero cuesta arriba. Después de comer, se hace dura y además, como aun queda lo peor, hay que regularse bien para no quemarse. Tras soltar la carretera, el cachondeo impera. Toca subir, subir y subir. Desde aquí ya no hay zonas cómodas, primero por las fuertes subidas, segundo por los incomodísimos y bacheados tramos llanos en los que el trasero sufre demasiado y tercero por los peligrosos descensos que, debido al barro, merecen prudencia. La prudencia le llegó a Dani en forma de caída (como no), sin ninguna consecuencia salvo un rasguño en la pierna. Este muchacho no falla, pero es duro como una piedra.

Secuelas de la caída
En el kilómetro 75, paramos de nuevo en un avituallamiento a comer y a beber, que aún quedaba mucho y muy duro. De aquí hasta el 77, es todo hacia arriba, hasta llegar en ese kilómetro hasta la cota más alta del recorrido. Toco poner pie a tierra en su parte final ya que las cuestas eran extremadamente duras. Después de bajar un poco subimos hasta el cerro del burro, en el km 93. Allí se vuelven a unir los participantes del recorrido de 80 km, y la aglutinación de gente se hace más que evidente. Hasta tal extremo que en la bajada a Alcaudete, de nuevo encontramos retenciones en una muy peligrosa bajada que, debido al barro de terreno arcilloso, convertía el camino en una pista de patinaje.


Esta cuesta era muy dura !!!
Llegamos a Alcaudete (km 97) ahí nos apretamos un plato de migas manchegas entre algo de lluvia y buena música. Fue un buen rato, pero esto no había acabado. Durante los siguientes 10 kms, el recorrido era más o menos llevadero, justo hasta el km 107, donde de nuevo había otro avituallamiento. Aquí paramos poco, no sin antes comer y beber.



 
Zampando las migas

Algo de barro iría a la boca, seguro


Desde aquí nos esperaban unas zonas muy duras con un continuo sube y baja que, a estas alturas de marcha, requería meter todo el desarrollo disponible debido a la fatiga. Fue una zona muy cansada y en la que acabamos más que tocados. Después la entrada a Talavera fue más cómoda hasta llegar a la meta.

Así no entras en casa
Reto conseguido, pero... esto no iba a acabar así. Decidimos esperar para limpiar las bicis en la zona de lavado. Una laaaarga cola que, cómo no teníamos prisa, llevamos bien. Pero justo 5 minutos antes de lavar la bici, empezó a llover muy fuerte. Por suerte pudimos limpiarlas, pero después nos toco esperar mucho tiempo hasta que pasara la tormenta para poder volver al coche y tomar camino de vuelta. Aun así nos mojamos bastante.

Tan sólo resta decir que disfrutamos en el camino de vuelta con uno de esos famosos atascos de la A-5. En resumen, salimos a las 7 de la mañana y hasta las 10 de la noche no entramos en casa.

Pese al tiempo, una buena experiencia, buen ambiente y un completo día de bici. A ver si para el año que viene somos más y no se raja el personal (esto va por ti, Guille)

PD. anotamos una segunda caída tonta de Dani, en plena subida con el molinillo a lo que daba. No tengo palabras. A este paso no le dura la bici ni un año.

Track: Track

Sitio web: Talajara